El trabajo infantil en los pueblos indígenas de Panamá

-A A +A
Ver en PDFVer en PDF

Contexto General.

Según el X Censo Nacional de Población y Vivienda del año 2000, la población panameña ascendió a 2,839.177 personas con una tasa de crecimiento durante el período intercensal 1990 -2,000 del 2%, lo que representó un incremento de más de medio millón de personas.

En la provincia de Panamá el crecimiento fue de 2.62 (300,000 personas), en la Comarca Ngäbe Buglé la tasa de crecimiento fue de 4.27 mientras que en la Comarca Kuna Yala el crecimiento fue negativo (0.34). En cuanto a los grupos de edad, en el ramo infantil (menores de 10 años) se encuentra el 22 % del total de la población, el 20% corresponde a los adolescentes de 11 a 19 años y, en cuanto a la distribución por sexo, 50.1% son hombres y 49.9% son mujeres.

El Informe Nacional de Desarrollo Humano Panamá 2002, de las Naciones Unidas destaca que el 41% de la población vive en la pobreza. La pobreza extrema se concentra en el interior del país con el 70% de pobreza en el área rural.

Basados en la Encuesta de Niveles de Vida (ENV) de 1997, el 53.3% de las niñas y niños menores de 5 años se encuentran en situaciones de pobreza; el 50.4% corresponde a los menores entre 5 y 9 años de edad y 45.8% en edades comprendidas entre 10 y 15 años. Más del 95% de la población indígena (unas 200 mil personas) son pobres y de éstos, el 86% vive en pobreza extrema. Los más afectados son los Ngäbe – Buglé, el grupo indígena más grande de Panamá. (ver mapa de índice de pobreza. Mapa 1)

El trabajo infantil en los pueblos indígenas de Panamá

El trabajo infantil en los pueblos indígenas de Panamá

De acuerdo con la Encuesta de Niveles de Vida (ENV) de 2003, la población indígena reporta los índices más altos de pobreza en el país (el 98.4% de la población indígena en las áreas rurales es pobre y el 90% se encuentra en los niveles de pobreza extrema), situación que obliga a que los niños, niñas y adolescentes se vinculen a la vida fuerza laboral activa a edades tempranas, con la intención de que generen ingreso adicional a la familia.

Esta misma encuesta revela que el 47.8% de los indígenas panameños mayores de 15 años es analfabeta, siendo los Ngäbes los más afectados con el 53.65% y el Buglé con el 48.5%. De los grupos analfabetas las más afectadas son las mujeres indígenas. La asistencia escolar de los niños, niñas y adolescentes es menor en la población indígena, en donde se observa, además, diferencia de género en perjuicio de las niñas y adolescentes (Ver mapa de analfabetismo. Mapa 2).

El trabajo infantil en los pueblos indígenas de Panamá

El trabajo infantil.

A pesar de que Panamá cuenta con una serie de normativas legales que prohíben el trabajo de menores de 14 años y ha ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño y los Convenios Internacionales 182 y 183, relativos a la protección contra la explotación económica y edad mínima admisible para el empleo, aparece el trabajo infantil como consecuencia de la exclusión y la pobreza.

Según los datos de la Encuesta sobre Trabajo Infantil en Panamá, realizada en el año 2000, por la Dirección de Estadística y Censo de la Contraloría General de la República, conjuntamente con el IPEC/OIT, la población de niños, niñas y adolescentes concentra 47,976 trabajadores.

La fuerza laboral infantil y adolescente indígena es de 10,304 menores con edades comprendidas entre los 5 y 17 años. Los menores indígenas participan en la actividad económica de la siguiente forma: 11.1%en el área rural y el 4.9% en el área urbana.

En las áreas indígenas, la totalidad de los niños y niñas de 5 a 9 años de edad, económicamente activos están ocupados, por lo que sus tasas de ocupación alcanzan el 100% Este hecho es indicativo indirecto del mayor empobrecimiento en estas áreas, que ejerce mayor presión sobre la niñez y la adolescencia de incorporarse tempranamente ala actividad económico-productiva, como fuerza de trabajo empleada.

La detección de trabajos y zonas en las comarcas y comunidades indígenas con alta incidencia de trabajo infantil en sus peores formas, ha dado resultados alarmantes, ya que al parecer, poco se sabía de la existencia de niños empleados en la venta de drogas (Comarca Kuna Yala), la explotación sexual comercial en niñas y adolescentes indígenas (Ngäbe-Buglé) en la zona de Boquete y los riesgos crecientes de las niñas y adolescentes Kunas de caer en situaciones similares.

La migración indígena tiene una alta incidencia en el trabajo infantil en sus peores formas, ya que además de los riesgos inherentes a la actividad, expone a los niños y adolescentes a condiciones climáticas, sanitarias educativas adversas para el mejor desarrollo de la niñez. La importancia preponderante del fenómeno migratorio es que impide a los niños y adolescentes cursar sus estudios regularmente, provocando un bajo rendimiento escolar, inasistencia y deserción.

Eje Transversal

Educación en Población

Vote

0
X
2 + 5 =