Moros y Cristianos, en la Décima Panameña

-A A +A
Ver en PDFVer en PDF

Al empezar a escribir, pido permiso a la historia

Moros y Cristianos: El Tema en la Décima Panameña

Es durante la época de conquista donde se da el fenómeno de sacrificio humano más representativo de nuestra historia; por parte de los misioneros que mediante la Biblia y la Cruz lograron profundizar y expandir los dos elementos inherentes al período de conquista:

a. Evangelizar

b. Contar la historia a través de una escuela popular.

Fueron los franciscanos, juglares de Dios, como ellos se llamaban, juglares sagrados del pueblo, y no de las cortes; los que en su fervor religioso, se inclinaron a recoger las formas poéticas vulgares, para volverlas a lo divino. Y así nos atestiguaron la gran boga de la canción zejelesca en la poesía profana oral.

Así el evangelio como mensaje apostólico también encontró un vehículo de transmisión en los serenos versos de clérigos poetas, más también en los himnos, secuencias y antífonos con que la iglesia festejaba los acontecimientos del Corphus.

Su misión estaba escrita: “la palabra de Cristo habita en vosotros abundantemente, enseñándonos y exhortándonos unos a otros con toda sabiduría, con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando y dando gracias a Dios en vuestros corazones”.

(Colosenses 3. 16) y ellos como fieles exponentes se dedicaron a esparcir la semilla del conocimiento, esto es; del mundo conocido de los acontecimientos de la época que eran transmitidos mediante poemas, para hacerlos más amenos; estos eran poemas extensos, así que fácil era crear o componer directamente uno, construido sobre el simple recuerdo de un hecho memorable, que sobrevive en la memoria de un pueblo, según piensa Rajna, o sobre el recuerdo conservado en las grandes familias de la era carolingia, según sugiere Lot.

Lo que la épica española y el romancero nos dicen es que el proceso habitual de la evolución épica es primeramente el canto narrativo, noticiero, coetáneo a los sucesos, después las variantes que van amplificando y poetizando el relato antiguo.

Esto contribuye a que se eliminen elementos narrativos auténticos que se juzgan no necesarios para el relato del suceso famoso, y se agregan elementos nuevos que realzan una idea primaria destinada a dar unidad artística al conjunto, y todo lo que el relato pierde en fuerte realidad histórica, lo gana en viva idealidad artística y su cantor sobre todo se siente orgulloso de su composición, porque representa su creación, su contribución al éxito momentáneo ante su público, la emoción colectiva y suma su gozo artístico al entregar a quien quiera cantar lo que su mente renace.

Los temas históricos y religiosos tuvieron onda repercusión en los cantores de décimas de los años 1,900, estos decimistas, juglares del pueblo, cantores o spilman como se les conoció en los textos medievales hicieron gala de su conocimiento del mundo literario de la época y plasmaron en décimas de argumento su saber. Esos literatos de pueblos en gestación, abrazaron el tema lírico – religioso y conservaron en la espinela la historia conocida de la época.

La décima como forma de poesía colectiva, responde al sentimiento artístico que se destaca en una sociedad; ese sentir está atestiguado por el hecho mismo de la anonimia o sea, el hecho de que el poeta sintiendo su individualidad, pero no enorgulleciéndose de ella por genial que sea, sólo aspira a cooperar en la obra de sus predecesores y se suma a la inspiración de los demás.

Esto traerá como consecuencia inmediata, que en la transmisión de cantor a cantor se producirán variantes en la redacción del relato, pero con el tiempo las variantes se harán más grandes y se modificará el concepto inicial.

El tema de Moros y Cristianos transformado durante la evangelización a canciones de alabanza, fue entonces tomado por los creadores de décimas y contaron la historia a su forma; a continuación expondremos la línea dedicada a Ricaurte de Normandía, de autor desconocido.

Era tal la situación

De esos pobres caballeros que querían con gran esmero

conseguir la salvación

Hay que pedir protección

a Carlo Magno decían Presenciando la agonía

Esto Roldán lo pensó

y hablando así se brindó

Ricaurte de Normandía

II

Cuando los turcos están

Dormidos yo me saldré

y en caminos me pondré

Dijo Ricaurte a Roldán

Pero si ellos velarán

Hasta que alumbre el día

temen la supremacía

De nuestro buen batallar

te iremos a acompañar

Ricaurte de Normandía

III

Señores yo tengo un hijo

Que mis pasos seguirá

Y mi muerte vengará

Ricaurte gustoso dijo

justo creo lo que les digo

y contento quedaría

Si a mis manos tocaría

tan asombroso destino,

Deseaba estar en camino

Ricaurte de Alejandría

IV

La anunciada hora llegó

De Don Ricaurte partir;

Cuando se fue a despedir

De Floripes, lo lloró

y luego el cofre sacó

Que reliquias contenía

Ricaurte a ellas confía

su deparado destino

deseaba estar en camino

Ricaurte de Normandía

V

Al tiempo que ellos salieron

El muy triste compañero

fuerte lucha comenzó

Y los cristianos vencieron

A la fuerza lo consiguieron

Con ejemplar hidalguía

lo que Ricaurte quería Su camino proceder

se fue sin amanecer

Ricaurte de Normandía

VI

Cuando descansando estaba

Explorante se enfrentó

Pensando con mucho esmero

Cómo el puente lo libraba

Su caballo se arrimaba

Al sentir la cercanía

De Clarión que allí venía

a Ricaurte atropellar

pero se nos va a salvar

Ricaurte de Normandía

VII

Puesto en Camino Ricaurte

dispuso al monte meterse

para poder defenderse

De turcos en todas partes

Clarión pudo adelantarse

y risueño lo seguía

sin saber que su ironía

Ricaurte iba a castigar

y dispuso descansar

Ricaurte de Normandía

VIII

Cuando le llegó Clarión

ya Ricaurte lo esperaba

Vencerlo Clarión deseaba

y ganar su galardón

Al decirle su opinión

Ricaurte que comprendía

sus errores lo veía

sin sentir ningún temor

confiaba en nuestro señor

Ricaurte de Normandía

IX

Con tu gente no pudiste

a mi cuerpo aprisionar

y sólo vas a probar

lo que con todos no hiciste

a mi alcance tu viniste

por bruto no pensarías

que tú no regresarías

porque Ricaurte soy yo

y la lucha comenzó

Ricaurte de Normandía

X

Salió el caballo rabioso

para donde los cristianos

y mil ciento de paganos

evitaron su alborozo

Huyó el caballo gozoso

nadie se imaginaría

que Clarión ya no existía

sino Ricaurte atrevido

pero siguió el aguerrido

Ricardo de Normandía

XI

Sin irnos a equivocar

Ricaurte quedó turbado

pues su caballo cansando

no pudo el golpe aguantar

A pie quiso continuar

tomó con mucha maestría

su espada, que partiría

con mucha satisfacción

y despedazó a Clarión

Ricaurte de Normandía

XII

Oh mi sobrino Clarión

por ti murió el mensajero

sin saber el majadero

que esa era su predicción

oh mi atrevido varón

a ti te correspondía

porque así lo merecía

el trono que ocupo yo

sin saber que lo mató

Ricaurte de Normandía

XIII

Huyendo a la multitud

Cogió el caballo contrario

Rezó su corto rosario

Fuente de su gran virtud

Salvó así la esclavitud

Que Balam le prometió

Su caballo mataría

Pero al fin se arrepintió

Y su caballo soltó

Ricaurte de Normandía

XIV

Cuando vieron los cristianos

al buen caballo acercarse

comenzaron a quejarse

de haber a Ricardo enviando

todos muy apesarados

sin saber lejos iría

a cumplir lo que tenía

a Roldán muy prometido

probar que era buen amigo

Ricaurte de Normandía.

XV

Corrió la enemiga gente

en pos del muerto enemigo

y quedaron sorprendidos

al encontrar de repente

creían los allí presentes

que Clarión muerto lo había

Ricaurte, a quien creían

Andar por el otro mundo

Los burló, el muy tremebundo

Ricaurte de Normandía

XVI

Oh señor, rey de mi cielo

Decían Don Ricaurte triste

Ya que hasta aquí me trajiste

Que salga bien en mi anhelo

Sin tu protección no puedo

Pues ella me salvaría

y bien me protegería

De turcos que están llegando

Y continua implorando

Ricaurte de Normandía

XVII

Al llevarle la noticia

a Balaan cayó enseguida

Y casi quedarían sin vida

turbado por la noticia

comprendiendo la malicia

cada cristiano reía

ya todos sabrían

que Ricaurte vivo era

piensa ahora lo que le espera

Ricaurte de Normandía

XVIII

Ya cerca del puente estaba

Cuando de pronto sintió

Que una voz lo amenazó

y eran turcos que llegaban

los esperó con su espada

que en el cinto relucía,

con ello se defendía

y pronto sólo quedó

pues a todos los mató

Ricaurte de Normandía

XIX

Sólo a golpe le toca

en el puente de Mantible

con los turcos tan temible

a Ricaurte cuando emboca

echarle encima la tropa

de modo evitaría

o la muerte él tendría

si no procede así,

veamos que le pasa aquí

Ricaurte de Normandía

XX

Pensaba el pobre cristiano

cómo ese puente pasar

sin tener que provocar

la multitud de paganos

pero Dios quiso ampararlo

con un ciervo que venía

con sagrada simpatía

a sacarlo del apuro

y tuvo al paso seguro

Ricaurte de Normandía

XXI

Guiado por el ciervo hermoso

Se tiró Ricaurte al río

Salvándose del gentío

Que a él iban muy airosos

sin hacer ningún reposo

siguió del ciervo la guía

con satisfacción seguía

la profundidad horrible

y así burló el Mantible

Ricaurte de Normandía

XXII

Con su caballo veloz

pudo pronto continuar

y a los paganos burlar

con su puente tan atroz

gustoso, pues le llevó

a Carlo Magno ese día

la nueva que sorprendía

a toda la agrupación

y terminó así su misión

Ricaurte de Normandía

Y así termina esta hermosa composición que resume en versos toda una etapa del ciclo carolingio, véase como nuestro hombre del campo hace gala de su forma de componer, la casi perfección de la rima, la creación de voces, la asonancia que hace vibrar el sentimiento propio del hombre que labra la tierra, pero que también compone y compone para siempre…

Sin duda alguna, esta línea está inspirada en la famosa obra La Puente de Mantible, muy divulgada durante la época del apogeo de la literatura medieval, impropio sería de mi intentar corregir los conceptos en la espinela vertidos, más tampoco puedo callar y no hacer un comentario, tomando en consideración que el arreglar una décima implica leer, escuchar y rimar, teniendo en cuenta por consiguiente, la métrica y el sentido. Es un proceso complejo y gradual, y con mucha frecuencia por no decir siempre, el compositor usa la imagen que más le gusta atendiendo el gusto del pueblo. Así podemos anotar que aquí se vale de la figura de Explorante, sólo para destacar el concepto que va a desarrollar en ese pie de décima, porque Explorante no se menciona en la historia, ya que gran número de las ideas cristianas eran en realidad una excusa del baile o danza, así que lo importante era la danza más que el desarrollo del contenido de la historia, este mismo concepto se aplica al canto y al componer.

No se entiendan mis palabras como un cuestionar al compositor de ninguna manera; pretendo con ello eso sí; destacar la elocuencia y creatividad que dejarían perplejo al más docto poeta.

Gran número de aires o composiciones populares en nuestro país, tienen diferentes versiones o variantes, debido a su carácter de errantes a través del tiempo y del espacio.

Imaginación fecunda del pueblo que en su momento de inspiración insinúa el acaecer de un hecho, lo engalana a su manera y surge la leyenda, la danza y también la música para perpetuarla, transmitidas por tradición oral.

El compositor compone para el cantor y debe responder a un tema de argumento mediante otra décima de saber; a continuación exponemos una décima de pie forzado porque tiene una redondilla específica; en ella se pregunta y se responde; y también corresponde a una variante de la danza de Moros y Cristianos; es anónima.

Las llaves de la Turquía

En la Puente de Mantible

Era de fuerza invencible

Que el almirante tenía.

I

Dime cual era la espada

con que peleaba Oliveros

y el nombre del caballero

que allí en la cárcel cuidaba

di, Floripes donde estaba

a cuantas damas tenía

Fierabrás de Alejandría

Dime quien lo bautizó

Me dirás quien se robó

Las llaves de turquía

II

Dime quien mató a Clarión

A Tempeste y Bustamante

Que dispuso el Almirante

Cuando mataron a Anfeón.

Que hazaña hizo Ganalón

siendo Balaan tan temible

y viendo que era imposible

el vencerte a ti pagano

y se juntaron los cristianos

en la Puente de Mantible

Estos dos pies corresponden a las preguntas que hace un cantor al otro, esperando respuesta.

De no obtener una satisfacción literaria, él haciendo gala de su saber, se responde:

III

Altaclara fue la espada

con que peleaba Oliveros;

Bustamante el caballero

Que allí torre cuidaba

Floripes, en Normandía estaba

haciendo cosa increíble;

también fue discutible

el vencer tanto pagano

para salvar los cristianos

era la fuerza invencible

IV

El arzobispo Turpín

a Fierabrás bautizó

así Tempeste murió

con Surtibrán y Martín;

Roldán siempre daba fin

y Ricaurte de Normandía

Olivero le decía

que se mostrara valiente

para pelear con la gente

que el Almirante tenía.

Ambas composiciones literarias corresponden y tienen elementos y nombres afines con una de las variantes de la danza de Moros y Cristianos y en ambas por efecto de la tradición se menciona el nombre Balaan que es una deformación lingüística de Baalim (en hebreo ba’ a la h, ba’ a lim- señor, dueño) es el nombre con que se designa en el viejo testamento a las divinidades cananeas. Balim es la forma más común del nombre que aparece en la Vulgata y cuya reperecusión se hizo sentir en el Nuevo Mundo.

Si considerásemos aquí, que la décima es una breve narración, tendríamos que concluir con Menendez Pidal cuando dice: “El romancero dice que, en una breve narración poética, tradicional, los episodios o temas varios que lo constituyen suelen tener vida independiente de la del total de la narración”, y eso mismo podemos aplicarlo al caso de los personajes que caracterizan las formas de Moros y Cristianos. El cantor integra aún más su acción con la música llegando con sus versos a escenificar una real competencia entre voz e instrumento que actúa como fuerza motivadora. Y he aquí que el tema como motivación folklórica ha sido objeto de estudio, para demostrar el poder de la muerte.

Mueren Moros y cristianos,

Letrados y tinterillos,

Mueren honrados y pillos,

Médicos y matasanos.

La décima de tipo religioso, muy usada por los cantores de saber, contribuye también a exaltar la “patrona”; veamos el tercer pie de una décima anónima cuya redondilla dice:

Soy más rico siendo pobre

que aquel que tiene dinero

tengo el caudal de mi gusto

para que riquezas quiero?

Virgen de la Concepción

la que tengo en un retrato

que venero a cada rato

me da su consolación;

de Dios espero el perdón,

me lo conceda con gusto;

paso la vida sin susto,

y lo digo con alegría

tengo la gloria por mía

tengo el caudal de mi gusto.

Los cantores, en una u otra forma adoraban a Dios del modo que expresaban más adecuadamente, cantando su devoción, pero sobre todo cantando la historia sagrada mediante estas composiciones que se esparcieron por toda la campiña.

Ese constante versificar se convirtió durante mucho tiempo en la forma más fácil de contar alegremente un hecho histórico de connotación seria.

Ello hizo posible la dispersión, conocimiento y aceptación del cristianismo en nuestro Istmo.

No dudamos que este rico material se desprenderá si los estudios se hacen en forma persistente y laboriosa, una etapa del pasado nuestro desconocido hasta la fecha y que arrojará nuevas y asombrosas luces que nos ayudarán a despejar poco a poco las interrogantes y vacíos que encontramos en los estudios de nuestros primeros grupos culturales.

Debo recalcar, al concluir; que el objetivo de este ensayo es el de bosquejar algunos criterios – guías que pueden ser útiles para la elaboración de una forma pedagógica y docente del antiguo teatro colonial. Porque son sociedades divididas en clases sociales, como el caso que nos ocupa, quienes detentan los medios de producción y; por tanto las estructuras reales de poder están en condición de imponer su ideología y sus normas de cultura.

Y así al inicio pedí

permiso a la historia

yo debo concluir aquí

que este ensayo terminó

 

 

 

Ficha Técnica

Ficha Técnica del Artículo

Vote

0
Sin votos

Ver más

X
12 + 8 =