Las Chinelas Dentro del Folklore Panameño

-A A +A
Ver en PDFVer en PDF

Las Chinelas Panameñas

 

Al empezar a escribir

Pido permiso a la historia

Porque el estudioso del folklore

Está obligado a meterse

En los silencios que deja ella.

Evolución histórica de las chinelas

Uno de los objetivos básicos que pretendemos con este aporte, es el de procurar la comprensión y el entendimiento de que cada rincón de nuestra patria con sus muy particulares regionalismos, forma parte de un todo que sustenta nuestra existencia y que demanda de nosotros un manejo sensato, responsable para asegurar su conservación, renovación y permanencia; esas características que son parte de los accesorios externos al cuerpo del hombre son susceptibles de ser adaptados a voluntad; voluntad que inevitablemente está sujeta al factor económico.

El folklore, además de ser un fenómeno de comportamiento humano–social constituye un instrumento de comunicación producido por un sistema socio– económico históricamente determinado por los grupos de poder.

Este concepto es tan cierto como el hecho de que los contenidos culturales del folklore reflejan la sociedad que representan, ya que estas transmiten su herencia social mediante la difusión de imágenes determinadas por los grupos sociales predominantes y representativos de la sociedad; la que impone la teoría del folklore desechable.

Así, el grupo social dominante maneja los sistemas de comunicación (música, bailes, moda) y difunde los patrones ó valores acordes con el sistema económico – político hegemónico (el suyo) durante la colonización.

Viajes al continente europeo en pos de aventuras y estudios superiores, preferencia por el lujo a su regreso, búsqueda insaciable de prestigio a través de la utilización de objetos importados son características de los integrantes de la clase adinerada.

La coquetería y los artificios para embellecer el rostro y resaltar los atractivos materiales de la moda, nuestra población tenían y tiene su propia personalidad en lo que se refiere al arte de vestirse. No se avinieron a copiar modelos importados sino que en cada vestido, en cada moda, agregaron. Quitaron ó modificaron todo aquello que consideraron acorde a su personalidad y circunstancia.

El Museo Histórico Nacional de Brasil, aparece al óleo de J. Le Cheverel, el retrato de Pedro II, Emperador de Brasil, se presenta con chinelas y una roseta en el empeine.

La burguesía comercial era la principal beneficiada del sistema y su fortuna no dependía sólo de factores económicos, sino también en gran medida, de los privilegios legales de que gozaban, privilegios que habían sido heredados de los mensajeros parroquiales que pregonando el inicio y fecha de las Ferias de Portobelo, iban por el Istmo.

Mineros (Veraguas), ganaderos (Azuero), Ingenios y Salinas (Aguadulce), Negros (Portobelo y Natá) y sobre todo terratenientes y comerciantes ligados a la exportación e importación de los productos de uso diario, constituían la aristocracia originaria; y junto a ella se situaba la jerarquía eclesiástica y la administración tanto del gobierno como la militar que dados los frecuentes cambios introducían formas de vida a la usanza del artesanado.

Hay que recordar que la ordenanza más antigua de zapateros que figura en El Becerra lleva la fecha de 1560; por ella sabemos que los zapatos debían hacerse de Cordobán, de Badana ó de Venado, pero sin usar distintas pieles en un solo, también se hacían de terciopelo.

Ver más...

Ficha Técnica

Ficha Técnica del Artículo

Vote

0
Sin votos

Ver más

X
5 + 6 =