El Tamborito Por Dentro

-A A +A
Ver en PDFVer en PDF

Recorrido Folklórico Panamá Adentro

 

Dora Pérez de Zárate en su obra Textos del Tamborito en Panamá, realiza un recorrido cultural casi poético por cada una de las provincias de nuestro país, considerando lo valioso de su contenido, donde se evoca con toda su pasión y amor su íntimo sentido nacionalista, logrando transmitirnos todo ese caudal de emoción patriótica, llevándonos a evocar a través de los sentidos, toda la cadencia, el sabor, el colorido y la sensualidad de nuestro tambor panameño. Por todo esto hemos considerado una contribución importante el reproducirlo, para deleite e información de todos ustedes.

Bocas del Toro

Bocas del Toro es una provincia de leyenda. Con el ornamento de sus islas y su corona de montañas espesas e insalvables, sus mares verde azules, claros como espejos de magia, permanece en el extremo noreste del Istmo, silenciosa, lejana. No tenía otra vía de comunicación que el ancho mar; pero no hace muchos años el aire se hizo su aliado; y hoy, por los caminos del cielo le llegan a menudo, aviones cargados de turistas internos y externos, deseosos de gozar de su paisaje tropical.

Bocas, como familiarmente la llamamos los panameños, tiene en la orilla de sus costas y en sus islas una población heterogénea en la que es difícil adivinar si Bocas del Toro es amada lo suficiente para trabajar por ello o no. La mayoría es negra, proveniente de las Antillas y luego mezcla de chinos, turcos, de centroamericanos que se han llegado a especular en las bananeras lugar en donde se incuban todas las rebeldías, para dolor de cabeza de todos los gobiernos.

Naturalmente esta gente no da la sensación de permanencia sino de trashumancia, o de algo que no siente el calor de la panameñidad, ese hábito que se descubre, al romper, en todas las demás regiones de nuestro país. El resto de la provincia son montañas a veces desoladas, otras habitadas por la población indígena que mantiene allí sus reservas, que posee sus raíces tradiciones, sus prácticas propias desligadas del común quehacer de las poblaciones mestizas ya aculturadas.

En las ciudades principales, los habitantes se agrupan alrededor de las oficinas comerciales sobre todo de las que pertenecen a las bananeras controladas por los americanos del norte y la mayoría de ellos, aunque hablan español, prefieren algo parecido al inglés y que nosotros los panameños conocemos por “guariguari”. Entre sus tradiciones folklóricas están muchas de sabor antillano, sobre todo inglesas.

Hay entre ellos la práctica del “Palo de mayo”, un juego que exige la colocación en el piso, de una vara bastante alta en cuyo extremo superior prensan cintas de varios colores y al son de cantos, los jóvenes se entretienen en tejer las cintas alrededor de la vara y destejerla luego, sin enredarla. Este juego es universal. En Veraguas también se hace, según informaciones que obtuvimos en Soná, pero en Bocas del Toro, los cantos usados son foráneos mientras que en Veraguas son los nuestros. Como puede cantarse cualquier cosa y no algo especial, jóvenes Bocatoreños que hacían la secundaria en la Escuela Profesional, realizaron una vez un juego al compás de la música de nuestros “puntos” y al mismo tiempo que cantaban, los movimientos de tejer el árbol les permitía ejecutar los de nuestro baile nacional.

Ellas enseñaron en la escuela, para una de aquellas famosas “semanas del Maíz” que tanto contribuyeron a la divulgación de nuestro folklore, este juego que estaban acostumbrados a realizar con otras melodías.

Tienen todos sus habitantes, como aquellas niñas un gran deseo de asimilarse a nuestro quehacer vernacular; se sienten atraídos por nuestras formas folklóricas con un cariño de familia. Quizás por esto que bulle en el interior de sus almas, las autoridades gubernamentales de la provincia han comenzado por realizar Ferias en las que exponen sus productos y artesanías y las toman con motivo para llevar conjuntos de bailes y música procedentes de las regiones azuereñas y más de una reina de Feria ha vestido nuestro traje típico con propiedad. Será un proceso admirable éste de sembrar folklore de Azuero y gente de Azuero en una población tan dispar pero que tiene la tierra abonada con amor innato hacia lo nuestro.

Ficha Técnica

Ficha Técnica del Artículo

Vote

0
Sin votos

Ver más

X
1 + 2 =